A lo largo de los años la búsqueda de la felicidad siempre ha sido algo que ha causado mucha curiosidad en la comunidad científica. Explicar el por qué algunas personas reportan niveles más altos de felicidad que otras aún y cuando comparten los mismos estímulos sigue siendo un gran misterio.

Sin embargo esta búsqueda no ha sido en vano y se han encontrado algunas actividades que generan registros positivos y traen beneficios a nuestra salud mental y emocional que podemos vincular con la felicidad. Así que para esta semana hemos recopilado 8 cosas que definitivamente han inclinado la balanza en el mundo científico y han demostrado que pueden disminuir emociones negativas y mejorar la percepción de plenitud y felicidad.

  1. Ríete más.

 Esta recomendación es probablemente la más común de todas, sin embargo, se ha logrado demostrar que la risa reduce los niveles de cortisol y adrenalina, y desencadena la producción de betaendorfinas, capaces de bloquear la sensación de dolor.

La risa es un gran aliado en la lucha contra la depresión y hacerlo de manera recurrente nos permitirá combatir emociones como la ansiedad y el estrés.

  1. Más naturaleza.

 Cada vez resulta más necesario dejar atrás las luces artificiales y las pantallas, y dedicar un tiempo para estar en el exterior. Se ha demostrado que pasear por un entorno natural puede favorecer estados de ánimo positivos, tener un gran impacto en la autoestima y conseguir una disminución en los niveles de cortisol y en la frecuencia cardíaca.

Sin embargo, no solo se trata de escaparse, traer la naturaleza a tu hogar con plantas naturales también generarán emociones positivas en tu entorno, así que no hay excusas.

  1. Más de lo que te gusta.

 Perseguir o dedicar tiempo a tu pasión puede ayudar a reducir el estrés. Según algunas investigaciones, las personas que invierten tiempo en sus pasatiempos y pasiones, se reportan 18% menos tristes y hasta un 35% menos estresados mientras dedican tiempo a estas actividades.

Mientras más tiempo dediquemos a lo que nos gusta, podremos reaccionar mejor a las cosas que no nos gusten, permitiéndonos enfrentar de una mejor manera las situaciones adversas que se nos presenten.

  1. Sé más amable.

 La amabilidad no cuesta nada y puede transformar toda tu vida. El conducirnos de forma constante desde la amabilidad ha demostrado contribuir al aumento de la autoestima, empatía y mejorar el estado de ánimo, ya que favorece la activación de la serotonina y la dopamina.

Brindar apoyo y ser más amable con quien lo necesite tiene una repercusión a nivel neurológico que ayuda a reducir la actividad en áreas del cerebro vinculada con emociones tóxicas.

  1. Atrévete a probar cosas nuevas.

 Las cosas nuevas nos suelen poner nerviosos y generar ansiedad pero una vez que nos atrevemos a hacerlas, nuestro sistema nos lo agradece liberando dopamina y generando una sensación de plenitud en nuestro organismo.

Hacer cosas distintas, conocer gente nueva y probar nuevos caminos es una de las claves para traer más felicidad a nuestra vida.

  1. Detox digital.

¿Hace cuánto no apagas tu celular? La ciencia ha demostrado que liberarse de este dispositivo al menos durante 15 minutos al día contribuye de forma positiva en la vida de las personas.

Renunciar a tu celular o al menos a las redes sociales durante algunos periodos ha demostrado reducir los niveles de cortisol y controlar tus niveles de ansiedad. No tienes que abandonar todo de golpe, pero controlar tus tiempos puede hacer una gran diferencia en tu vida.

  1. Más tiempo de calidad con quienes importan.

Tus interacciones sociales y vínculos familiares siempre se han colocado como uno de los pilares básicos a la hora de experimentar una vida más plena y feliz.

Varios estudios y expertos han apuntado que  lo único que realmente importa en la vida son tus relaciones con otras personas y que tener una vida socialmente sana genera incluso más satisfacción que la que genera el dinero.

  1. Enfócate en lo bueno.

Por último, quizá la manera más efectiva de conseguir una vida más plena y feliz sea intentar dejar a un lado lo negativo que nos sucede y centrarnos en lo bueno y en todo lo que sí tenemos.

Asumir un enfoque consciente de gratitud trae grandes beneficios a nuestra salud mental, emocional y nos permite establecer mejores relaciones con el mundo que nos rodea.

En la búsqueda incansable por encontrar la felicidad puede que exista el error de aspirar a ella como si fuera un estado permanente y no una suma de momentos, definitivamente darnos el permiso de experimentar trayendo a nuestra vida algunos de los puntos que te compartimos puede ser un factor clave de cambio en toda la búsqueda de la felicidad.